Aire Acondicionado Inverter: ¿Cómo funciona?

aire acondicionado inverter

Aire Acondicionado Inverter: ¿Cómo funciona?

Un sistema de Aire Acondicionado Inverter es aquel que funciona mediante el ajuste de la salida de enfriamiento y calefacción para adaptarse a la temperatura de un espacio concreto. Utiliza un compresor de velocidad variable para que la temperatura se adapte al ajuste necesario para una salida precisa.

Esto no sólo aumentará los niveles de confort, sino que también mejorará la eficiencia energética global a medida que el sistema se adapte a la temperatura ambiente, lo que significa que se consume menos energía.

¿Cuáles son los beneficios del Aire Acondicionado Inverter?

Popular por su funcionamiento y respetuoso uso del medio ambiente, los acondicionadores de aire Inverter son ideales para mejorar las credenciales verdes de un negocio, así como para realzar los niveles de comodidad y reducir gastos de energía.

Aunque el coste inicial de un aparato de aire Inverter puede ser levemente mayor que un sistema tradicional, los ahorros en energía lo hacen una gran elección para el futuro. En comparación con equipos convencionales, los beneficios de un sistema de aire acondicionado Inverter incluyen:

– Consume menos energía durante la operación; 30% – 50% más barato
– Logra la temperatura deseada mucho más rápido
– Mucho más silencioso durante el funcionamiento
– Gracias a sus ajustes de temperatura constante no hay variación en la salida
– Tiempo de arranque reducido para una salida de enfriamiento más rápida
– Tanto la calefacción como la salida de enfriamiento permiten utilizarla durante todo el año
– Bajo coste energético

¿Cuál es la diferencia entre un equipo de aire acondicionado tradicional y un Inverter?

Los beneficios mencionados anteriormente nos llevan a establecer cuál es la diferencia entre un sistema inversor y un no-inversor.

Los sistemas de aire acondicionado convencional funcionan entregando una salida fija a una velocidad establecida. Como resultado, el compresor tiene que parar y comenzar a mantener la temperatura de ambiente requerida.

Los sistemas inversores, por el contrario, varían la velocidad de los compresores de acuerdo con la potencia precisa de refrigeración o calefacción requerida. Si se necesita más de esa potencia, la velocidad del compresor y la cantidad de refrigerante aumentarán, y viceversa si se requiere menos capacidad de refrigeración y calefacción.

En estos tiempos, conscientes de la energía, más y más empresas están optando por las unidades de aire acondicionado que son respetuosas con el medio ambiente.