Calefacción Alicante: ¡Prepárate para el invierno!

calefaccion alicante

Calefacción Alicante: ¡Prepárate para el invierno!

Calefaccion Alicante

El invierno se acerca. Incluso si no eres un fan de la serie “Juego de Tronos”, esta afirmación puede ser suficiente para prepararse para la oleada de frío de este año. Sin embargo, con la previsión y la preparación adecuada, nada habrá que temer para la temporada de frío que viene.

A continuación te mostramos cinco pasos a seguir para asegurar un acogedor y cálido invierno

– Programar el sistema de pretemporada. Un profesional en calefaccion Alicante es la mejor manera de asegurar que tu sistema de calefacción está listo para el invierno, ya que éste será capaz de verificar una extensa lista de control que incluye el cambio de filtro de aire, revisar el control de las partes del termostato, revisar las rejillas de ventilación, revisar el endurecimiento de las conexiones eléctricas y realizar el control de los conductos de aire en busca de fugas.

– Cambiar el filtro de aire. Muchos de los sistemas de calefacción requieren de una simple operación para cambiar el filtro de aire del sistema de calefacción. Un filtro sucio puede forzar al sistema a trabajar más duro, e incluso podría causar el cierre del sistema.

– Limpiar la salida de aire y las chimeneas. Mientras el tiempo siga siendo favorable, debemos asegurarnos de que las chimeneas y los conductos de ventilación no estén bloqueados. Esta es una de las primeras cosas que se deben de hacer al realizar el mantenimiento de pretemporada, ya que una chimenea o respiradero bloqueado puede causar monóxido de carbono, el cual es peligroso para la salud de todo aquel que se encuentre en el hogar.

– Bajar el termostato. En ocasiones es suficiente sólo un par de grados por encima de la temperatura ambiente. Si tienes un sistema de zonas múltiples, baja los termostatos en las habitaciones que se utilizan muy ocasionalmente. Otra opción es la instalación de un sistema de calefacción de secreción interna y unidad de refrigeración en las habitaciones que utilizas con más frecuencia, lo que da más control sobre las áreas en las que deseas mantener el calor. Cabe mencionar que esto reduce el consumo de combustible o gas.

– Cerrar los difusores en las habitaciones no utilizadas. Muchos sistemas de calefacción incluyen rejillas de ventilación en áreas como áticos, sótanos y espacios angostos que se utilizan raramente. El cierre de estas rejillas de ventilación ayudará a mantener el aire caliente que circula en el lugar que más lo necesites. Sólo asegúrate de mantener abiertas las rejillas de calefacción en las zonas donde se encuentran las tuberías expuestas, para ayudar a evitar la congelación.