Montaje y mantenimiento de cámaras frigoríficas modulares

camaras frigorificas modulares

Montaje y mantenimiento de cámaras frigoríficas modulares

La conservación de alimentos perecederos, medicamentos y cualquier tipo de producto que pueda descomponerse a temperatura ambiente, es posible a través de camaras frigorificas modulares. Son recintos armables, con instalaciones de frío artificial que permiten mantener una temperatura adecuada para los productos contenidos.

Las camaras frigorificas modulares son espacios sencillos de crear, pues el sistema de paneles que las conforman es de fácil y rápida instalación. Esto no implica que no se requiera personal especializado. Se debe garantizar que no se presenten fugas en la cámara y además, realizar la adecuada instalación de la corriente de frío, contando con especialistas en refrigeración y utilizando, básicamente, un compresor, un condensador y una válvula de expansión.

En contraste con su fácil instalación, las camaras frigorificas modulares hacen difícil su mantenimiento, entre otras razones por el requerimiento de su uso continuo, una vez iniciado su funcionamiento. Lo recomendable para este tipo de estructuras, es hacer un mantenimiento preventivo periódico y una limpieza permanente, pero en la práctica es muy común observar lo contrario.

Una vez pasado un tiempo largo sin hacer un mantenimiento adecuado, los suelos se tornan resbaladizos, grasos, excesivamente húmedos y propensos a diversos tipos de accidentes.

El mantenimiento de este tipo de recintos también será más fácil en la medida en que la operación se haga correctamente. Existen recomendaciones importantes, relacionadas con la capacidad de almacenamiento de la cámara, que no debe estar nunca a tope, dejando espacio a corrientes de aire. Los operarios también deben tener en cuenta que no es conveniente para el buen funcionamiento de los equipos, la apertura permanente de la puerta y que el sistema de refrigeración y condensación debe ser permanentemente monitorizado, para resolver inconvenientes pequeños o hacer ajustes de piezas que requieran poco tiempo, sin tener que suspender la operación de manera radical. Pese a lo anterior, siempre será necesario programar sesiones largas de mantenimiento correctivo para cambiar piezas desgastadas y hacer los ajustes necesarios.

Los programas de mantenimiento correctivo reducirán las pérdidas de material almacenado, pues siempre se mantendrán las condiciones ideales y además conseguirán una vida útil más prolongada de las cámaras.