Noticias, Aire acondicionado

Instalación de aire acondicionado: Consejos de un experto

Existen algunos aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de una instalación de aire acondicionado. Nos estamos refiriendo al equipo y al tipo de instalación, a la potencia del aparato refrigerador y a la clasificación energética.

Calcular en número de frigorías

Las frigorías son la unidad de medida que se utiliza para conocer la capacidad de enfriamiento de un equipo, como es el caso de los aires acondicionados.

Aunque la Real Academia Española la define como una unidad de energía, coloquialmente se utiliza la frigoría como unidad de potencia, entendido como la cantidad de energía necesaria para enfriar un kilogramo de agua, un grado centígrado en una hora.

Lo primero que debemos hacer es calcular el número de frigorías por metro cuadrado de la vivienda o la oficina. En base a las cien frigorías como cifra recomendada, un espacio de cincuenta metros cuadrados necesitará cinco mil frigorías.

Para calcular la cantidad de frigorías hay que tener en cuenta varios factores, como; El tamaño de la habitación; La orientación; El aislamiento térmico de la vivienda; El número de ventanas y su ubicación; La altura del techo; La cantidad de personas que suelen ocupar la habitación.

Con la implantación de la tecnología Inverter, que regula los comprensores del aparato acondicionado, podemos rebajar hasta la mitad el número de frigorías, ya que necesita consumir menos para enfriar.

Considera el tipo de instalación que necesitas

Lo segundo a considerar es el tipo de instalación que necesitamos, si vamos a utilizar un sistema centralizado o un equipo menos complejo, como los aparatos portátiles. Estos últimos son más económicos, ya que no necesitan mano de obra, pero también son menos eficaces.

Si el espacio es grande, necesitaremos una instalación centralizada, es decir, una unidad de cara al exterior y tantas unidades interiores como estancias. Esta es una opción perfecta para las oficinas o viviendas amplias.

Ahorrar energía

Un tercer paso a la hora de instalar un aparato de aire acondicionado es disponer de un equipo que nos permita ahorrar energía. En este caso lo mejor es adquirir un sistema que tenga la clasificación energética A+. Los aires acondicionados de menor consumo son los A+++ y A++. Todos los productos tienen ahora una etiqueta en la que se especifica el consumo anual por Kw/h y la potencia acústica, que se mide en decibelios.

Hay que asegurarse de que el aparato refrigerador lleve la tecnología Inverter, que reducen la velocidad del motor para ahorrar energía y el refrigerante utilizado para enfriar el aire, o cuente con un termostato para regular los diferentes programas. El modo Eco permite ahorrar hasta un 30% en el consumo.

Recuerda que afortunadamente, todas las marcas que manejan tecnología Inverter son ahorradoras de energía.

Cuando uses aire acondicionado, no bajes la temperatura de 25 grados, pues se estima que por cada grado que bajes el consumo de energía aumenta un 8 por ciento. Y se estima que el consumo de energía que usa un aire acondicionado medio funcionando toda la noche supone unos 7 euros semanales.

 

Instalaciones, siempre en manos de expertos

La instalación debe ser ejecutada siempre por una empresa instaladora acreditada y el responsable es el usuario final de la instalación, así evitaras muchos problemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *