Sistemas de climatización industrial: Sistema todo agua

climatizacion

Sistemas de climatización industrial: Sistema todo agua

En un sistema de climatizacion industrial, se pueden ofrecer básicamente dos tipos de instalaciones para regular la temperatura: un sistema todo agua o un sistema todo aire. A continuación veremos las características de un sistema todo agua.

Un sistema todo agua está basado, como su propio nombre indica, en la refrigeración mediante un circuito de agua enfriada que recorre las instalaciones, “robando” calor al aire del sistema mediante un proceso de termotransferencia. En caso de querer caldear las instalaciones, mediante un generador de agua caliente se alimenta el sistema bien directamente, o bien a través de un intercambiador. Cualquiera de estas dos circunstancias puede ser necesaria en caso de que se necesite regular la temperatura y humedad de un recinto en el que se esté procesando un elemento sensible a estas, o bien simplemente para mejorar las condiciones de comodidad de los empleados que estén trabajando en él.

Para construir un sistema de climatizacion todo agua necesitaremos los siguientes elementos: un intercambiador de calor, un ventilador y un filtro para el agua. Al conjunto de estos tres elementos se le conoce comúnmente como ventiloconvector o fan coil. Necesitaremos además una manera de inyectar agua fría o caliente al sistema, que conseguiremos mediante una unidad exterior. Esta puede ser un refrigerador para el agua fría, o una caldera o bomba de calor en caso del agua caliente. Mediante el ventilador se genera una corriente que atraviesa los circuitos del agua previamente enfriada o calentada, consiguiendo así modificar la temperatura del propio aire. Este aire llega a las instalaciones previo paso por el filtro, que se encarga de eliminar impurezas o pequeños insectos que puedan haber acabado en el sistema. Al ser, por lo general, el conjunto de estos elementos un grupo bastante reducido en tamaño, suele ser una solución ideal tanto para lugares sin demasiado hueco donde ubicarlo, como para instalaciones amplias donde sean necesarios varios ventiloconvectores para regular la temperatura y humedad. Es por este motivo que su uso se encuentra muy extendido en lugares con gran afluencia de público, como hospitales, grandes supermercados, hoteles, oficinas…

En cuanto al formato, este puede ser de varios tipos dependiendo de dónde vaya a ser instalado: vertical u horizontal en caso de instalarse en una pared, y de suelo o de techo en caso contrario. Por supuesto, en Klimafrio te asesoraremos sobre qué sistema es el más adecuado para tus necesidades particulares y resolveremos cualquier duda que puedas tener al respecto sin ningún tipo de compromiso.